Newsletter CEIM

Single Blog Post

La carga tributaria de las empresas españolas es mayor a la media europea


Un Informe de CEOE sobre recaudación tributaria, refleja la correspondiente a 2016 como la 2ª mayor de nuestra historia y que en 2017 se situará en los niveles anteriores a la crisis.

CEOE ha presentado recientemente un informe sobre “Recaudación tributaria y tributación empresarial”, en el que se desprende que en España no existe un problema de ingresos tributarios. Los datos contenidos reflejan que la recaudación tributaria total para el año 2016 ha sido la segunda más alta de toda nuestra historia, alcanzando los 186.249 millones de euros, superior a la de 2006, año en el que no existía desequilibrio presupuestario. La cifra prevista para 2017 es de 198.909 millones de euros, lo que hace que se sitúe prácticamente en los niveles de 2007.

No obstante, CEOE señala que a pesar de estas elevadas cifras, las previsiones de ingresos tributarios realizadas por el Ministerio de Hacienda al elaborar los Presupuestos Generales del Estado en los últimos años, se han venido incumpliendo desde el año 2008, con la sola excepción de 2010. Esta circunstancia ha hecho que se acuda con frecuencia a la adopción de medidas fiscales de urgencia, y a modificaciones de normativa, muchas veces con carácter retroactivo, cuya mayoría han afectado a la Ley del Impuesto sobre Sociedades y, por tanto, a las empresas.

En este sentido el informe señala que, desde el año 2008 el Impuesto de Sociedades ha sufrido más de 60 modificaciones, de la cuales 35 se han producido en el periodo 2012-2016.

De hecho, desde la aprobación en el año 2014 de una nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades, se han producido 12 modificaciones de la noma, muchas de ellas a través del mecanismo de Real Decreto Ley.

Esta continua adopción de medidas de urgencia en materia tributaria es incompatible con la mínima seguridad jurídica exigible por cualquier inversor, nacional o extranjero.

Por otro lado, CEOE también menciona el reciente Informe elaborado por Eurostat “EU Taxation Trends” para 2014, en el que una de sus conclusiones es que la proporción de recaudación que en España procede de las empresas es considerablemente superior a la media europea ya que los ingresos públicos que aportan las empresas respecto al total es en España del 30’4%, mientras que la media de la Eurozona es del 26’2%.

Si además del Impuesto sobre Sociedades y las Cotizaciones Empresariales a la Seguridad Social se añaden el resto de impuestos que pagan las empresas, incluidos los autonómicos y locales, la comparativa resulta que en España hay una mayor presión fiscal empresarial que en la Unión Europea.

Según el informe “Paying Taxes” que PwC y el Banco Mundial elaboran anualmente, en el año 2015 España ha sido el séptimo país de la UE donde las empresas han soportado una mayor carga tributaria con un tipo real del 49% sobre beneficios, frente a una media de la Unión Europea del 40’3%. Según este informe, que incluye el efecto de todos los impuestos que inciden sobre las sociedades, la presión fiscal empresarial española es 8’7 puntos porcentuales superior a la media de la UE.

Por tanto, CEOE señala en su informe que elevar el Impuesto sobre Sociedades sin reducir otros tributos, como las cotizaciones sociales a cargo del empleador supone que las empresas españolas pierdan competitividad, retrae la inversión nacional y extranjera y reduce a medio plazo la recaudación. Es por eso por lo que concluye que los incrementos de recaudación deberían venir por un aumento de los beneficios empresariales que implica un aumento de las bases imponibles del impuesto y no de incrementar la presión fiscal empresarial, como ha ocurrido en los últimos años.

Compartir esta Noticia:

Volver a todas las noticias